Aislamientos que unen II: la experiencia de docentes de Extremadura y Guatemala

Aislamientos que unen II: la experiencia de docentes de Extremadura y Guatemala

El pasado febrero, el VII Encuentro Global de la Red Solidaria de Jóvenes permitió el encuentro y el trabajo compartido entre docentes de hasta 11 países distintos, pertenecientes al movimiento de participación juvenil internacional Red Generación 21+. Entre las y los participantes, se encontraba Ángeles Palacios, profesora de Religión del IES Virgen de Gracia de Oliva de la Frontera, en Badajoz, así como Marco Antonio Lemus, educador de Fe y Alegría Guatemala.  Durante los días compartidos en el Encuentro, pudieron conocerse y trabajar juntas y juntos. Días después, la Covid-19 paralizaba la actividad educativa presencial, sumergiéndonos en la compleja realidad en la que vivimos desde entonces.

A través de las siguientes entrevistas, nos acercamos a cómo han vivido esta situación desde su condición de educadores, comprobando una vez más las similitudes, misión y valores compartidos que tenemos como Red, que contribuye como siempre a desdibujar las fronteras, y conformarnos como miembros de una ciudadanía global que trabaja de forma activa por un mundo más justo. 

- P. : La COVID-19 sorprendió al mundo entero y evidentemente a vosotros y vosotras a las pocas semanas de celebrar un Encuentro Global más, ¿Le llevó a alguna reflexión esta emergencia global relacionada al tema trabajado este año en el VII Encuentro Global de la Red Solidaria de Jóvenes?

- R. Marco: Mi nombre es Marco Antonio Lemus Rivera tengo 30 años de edad, soy educador de Fe y Alegría en Guatemala específicamente en la comunidad educativa No. 10 de Jocotán, Chiquimula. Actualmente acompaño al Protagonismo Juvenil Organizado (PJO) de mi centro educativo y he tenido muchas experiencias gratificantes al frente de esta organización juvenil, hemos construido muchas ideas en equipo y las hemos puesto en marcha. También pertenezco a la red de comunicadores de la Red Generación 21+ y en donde hemos estado activando para transmitir muchos mensajes de esperanza y de concientización con temas de interés global.  Creo que debemos de aprender a valorar y a vivir las oportunidades y encuentros que tengamos en nuestra vida y a vivir con total PLENITUD y gozarse cada momento que tengamos de nuestra vida, porque ahora que estamos en confinamiento nos hace falta este tipo de actividades. También lo que puedo expresar es que todos y todas nos necesitamos mutuamente para hacer frente a cualquier situación que nos vulnere como personas, llámese covid-19 o cualquier otro problema social que tengamos y tener una plena convicción que las juventudes son parte importante en estos temas, porque ellos y ellas pueden ser entes de incidencia y de transformación social en el presente y futuro de la humanidad.

- R. Ángeles: Mi nombre es Ángeles Palacios, profesora de Religión, y a lo largo de mi vida siempre me ha gustado implicarme en iniciativas para lograr un mundo mejor. Tengo 40 años y soy coordinadora de la red solidaria de jóvenes en mi centro: el IES Virgen de Gracia de Oliva de la Frontera (Badajoz, Extremadura, España). La zona rural donde vivo no ha resultado apenas afectada, la pandemia sí me ha hecho rememorar la conciencia de globalidad, de hermanamiento con los problemas de nuestros semejantes que tan reciente traíamos del encuentro global. Lamento que  desgraciadamente para otras personas, sobre todo para los ostentan poderes, esta toma de conciencia haya tenido que darse debido a una tragedia de estas dimensiones.
 

- P. : Como docente, ¿cuál cree que es el mayor reto en medio de este contexto de Pandemia mundial? ¿Qué supone el llevar el mensaje de una educación para una ciudadanía global en medio de este contexto?  

- R. Marco: Mi mayor reto es educar a la distancia a las juventudes teniendo en cuenta las muchas limitantes que tenemos en nuestra región, dígase el acceso a medios tecnológicos, internet, falta de recursos económicos entre otros. Para mí supone un gran reto, ya que es muy complicado llevar educación cuando no todos y todas tienen los mismos accesos y los que lo tienen no están educados para usar algunas herramientas tecnológicas, pero en este proceso hemos ido aprendiendo y lograr desde aquí transmitir el mensaje a donde tenga alcance y desde ahí incidir y transformar.  

- R. Ángeles: Como docente mi principal reto es seguir transmitiendo humanidad, acompañamiento, en el proceso educativo, los medios digitales están siendo nuestros aliados en este reto, pero nunca podrán sustituir plenamente la dimensión humana del proceso y por ello supone mayor esfuerzo. Creo que supone un gran reto y una necesidad imperante por nuestra parte porque desgraciadamente en muchos lugares del mundo estamos observando que la educación se está dejando fuera de los ejes que los gobiernos denominan esenciales para la “reconstrucción” después de la pandemia. Más que nunca debemos hacer oír nuestra voz.

- P. :¿Cómo educador, ha tenido que dar ánimo a los jóvenes y estudiantes para que no decaigan en su trabajo de seguir llevando el mensaje del derecho a educación?

- R. Marco: Desde que empezamos el confinamiento el 16 de marzo ha sido una experiencia un tanto compleja debido a que no estábamos preparado para esta pandemia sin embargo hemos ido aprendiendo en el camino. Como educador he estado inyectándoles  mucha motivación a las juventudes que tengo a mi cargo debido a la incertidumbre y frustración que manifestaban al principio y conforme empeoraba la situación de casos de coronavirus en el país, por esta razón he estado alimentándoles de buena fe y esperanza  para que puedan realizar sus tareas desde casa y darles mucho aliento para que se sientan con buen ánimo y puedan alcanzar los objetivos en medio de esta situación tan compleja en la que vivimos globalmente.

- R. Ángeles: La verdad es que sí, la situación de confinamiento ha supuesto para todos el reto de cambiar rutinas, hábitos y formas de vida consolidadas que tanto para jóvenes como para no tan jóvenes ha requerido un fortalecimiento interior que lleva su proceso a diferentes ritmos.

- P. : ¿De qué manera os estáis organizando para continuar vuestro trabajo, sabiendo que las dinámicas han cambiado? ¿Cómo motiváis y conectáis a los y las jóvenes?

- R. Marco: En primera instancia hemos realizado un grupo en la red social WhatsApp de estudiantes y padres y madres de familia, para así convocarles ahí y poder organizarnos en esa red, seguidamente hemos estado enviando algunas actividades con diferentes temáticas relacionadas al covid-19 y  otras de interés común como el derecho a la educación en estos tiempos y las juventudes han estado interactuando desde la red social de Facebook en la página de Juventudes centro 10 y Juventudes fe y alegría Guatemala. También se les han elaborado guías de diferentes áreas educativas apegadas a su nivel educativo. Ha sido una experiencia totalmente diferente debido a que nadie estaba preparado para hacer este tipo de teletrabajo, sin embargo a pesar de lo que se enfrenta ha sido una nueva experiencia y de muchos aprendizajes.

-  R. Ángeles: A través de redes sociales, actividades lo más sencillas y dinámicas posibles, conectadas con la vida cotidiana, hay que desaprender y a veces es complicado.

- P. : ¿Cree que este contexto donde el confinamiento ha obligado a muchos a parar, signifique un cambio positivo para esta generación y las futuras? ¿Por qué? 

- R. Marco: Pienso que llevábamos una vida muy ajetreada una vida donde no nos sentábamos a pensar por nuestros sueños y anhelos, tampoco teníamos ese espacio para convivir con nuestras familias y nos faltaba y falta mucha más empatía y solidaridad para con las demás personas  y ahora con esta pandemia hemos descubierto todas estas fallas, que espero que como humanidad podamos resolverlos  y ser mejores personas en el futuro.

- R. Ángeles: Creo que en términos generales sí supondrá un cambio positivo, aunque no si solo se queda en el parón de la pandemia. A menudo las sociedades actuales tienden a volatilizar con demasiada rapidez todo lo que sucede, por ello será necesario un trabajo constante y tenaz de quienes verdaderamente estemos concienciados de este cambio.

- P. : ¿Qué mensaje les daría tanto a los profesores como a los y las jóvenes estudiantes que viven este proceso con incertidumbre?

- R. Marco: Mi mensaje sería que no pierdan las esperanzas por salir adelante que esta pandemia pasará y que todo lo malo que hayamos pasado en este tiempo nos ayude a ser mejores humanos y contribuir colectivamente a la sociedad sin odios ni rencores y recordar siempre que todos y todas nos necesitamos y que solo trabajando en equipo podemos vencer muchos problemas que nos afectan local y globalmente.

- R. Ángeles: El mensaje sería que a pesar de todas las dificultades, incluso sufrimiento a los que nos estamos viendo expuestos debido a esta pandemia, al final merecerá la pena si salimos fortalecidos y concienciados de lo que favorece a nuestro mundo, y si realmente somos capaces de potenciar un cambio de mentalidad.